Los Fetiches

Bien se puede considerar a todo objeto de culto que cautive nuestra atención.

En la vida los podemos coleccionar y rodearnos de ellos.

Nos sirven de recordatorios, pues al verlos traen a nuestra memoria el sentido que les damos.

Si solo tenemos fetiches positivos que nos hagan sentir bien, no pueden ser dañinos, al contrario son ayudas para lograr el estado supremo de la satisfacción interna y preparar el templo para que lo ocupe el Señor.

Sapín de las Charcas
Si te gustó, pásalo a tus amig@s

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.