Nadie es dueño de la verdad y todas las opiniones son respetables

Queridos amig@s hice una pequeña investigación y saqué importantes conclusiones, ja, ja, ja.

Esta frase “nadie es dueño de la verdad y todas las opiniones son respetables” que tanto gustan algunos de repetir, no es una frase filosófica, ni literaria, está clasificada como un cliché y la frase completa debería ser:

“Nadie es dueño de la verdad y todas las opiniones son respetables, pero las opiniones no tienen igual valor, no una opinión fundada que otra sin base, muchas ideas son dañosas, perversas, criminales, si bien las personas que las sostienen son respetables, hasta que las ponen en práctica.” (http://contrapeso.info/2011/11-clises-de-clase-media/)

Como un pequeño ejemplo de que este cliché sin el añadido que yo le hice no tiene valor alguno, planteo lo siguiente de mi invención:

Supongamos que tenemos 2 botones, si apretamos el primer botón salvamos la vida de un millón de personas, si apretamos el segundo botón salvamos la vida de una persona, entonces le preguntamos a un hombre muy ilustrado que botón deberíamos apretar, sabiendo él para que sirven los botones, e igual pregunta y en iguales condiciones le preguntaríamos lo mismo a un hombre poco ilustrado, teniendo como parámetro que sólo puedo apretar un sólo botón.

Como yo no soy dueño de la verdad hago la pregunta, como las respuestas de ambos hombres son respetables, tendría que hacer caso sólo a uno de ellos, supongamos que el ilustrado prefiere salvar la vida de una sola persona para emitir el mensaje que la vida de uno tiene para él el mismo valor que la de un millón y supongamos que el poco ilustrado prefiere salvar la vida de un millón de personas, ya que siendo más simple poco le importa enviar mensaje alguno.

Entonces hago la pregunta a Uds., si Uds. tuvieran que decidir a cual le hacen caso, si hacemos caso del cliché “nadie es dueño de la verdad y todas las opiniones son respetables”, daría lo mismo salvar a una persona que a un millón, lo cual me parece absurdo desde mi perdida objetividad.

No es lo mismo cargar un kilo de peso que un millón de kilos.

No es lo mismo tener en el bolsillo un centavo que un millón de centavos.

Etc, etc.

Si diera lo mismo, viviríamos en el absurdo completo, ya que daría lo mismo comprar un carro con un sol que con 60 000 soles.

Por lo tanto declaro el cliché “nadie es dueño de la verdad y todas las opiniones son respetables” como un oxímoron.

Sapín de las Charcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .