La hija del abad – Josu Sorauren

 

hijaLas consecuencias de las guerras carlistas, fueron nefastas para la juventud fuerista vasca.

La mayor parte de los voluntarios no aceptaron las condiciones del tan precipitado como doloso convenio.

Nunca creyeron que el taimado Espartero fuera hombre de promesas.

Así fue. Nada más llegar a primer ministro, ya Duque de la Victoria, derogó los fueros vascos incumpliendo las falsas promesas expresadas en el frágil pacto.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .