Para un negrito en su día

Nicomedes Santa Cruz

Nicomedes Santa Cruz

Canción de cuna para despertar a un negrito

Una paloma
cantando pasa:
–¡Upa, mi negro,
que el sol abrasa!
Ya nadie duerme,
ni está en su casa;
ni el cocodrilo,
ni la yaguaza,
ni la culebra,
ni la torcaza…
Coco, cacao,
cacho, cachaza,
¡upa, mi negro,
que el sol abrasa!
Negrazo, venga
con su negraza.
¡Aire con aire,
que el sol abrasa!
Mire la gente,
llamando pasa;
gente en la calle,
gente en la plaza;
ya nadie queda
que esté en su casa…
Coco, cacao,
cacho, cachaza,
¡upa, mi negro,
que el sol abrasa!
Negrón, negrito,
ciruela y pasa,
salga y despierte
que el sol abrasa,
diga despierto
lo que le pasa…
¡Que muera el amo,
muera en la brasa!
Ya nadie duerme,
ni está en su casa:
¡coco, cacao,
cacho, cachaza,
upa, mi negro,
que el sol abrasa!

El negro habla de los ríos

He conocido ríos:
he conocido ríos antiguos como el mundo
y más viejos que el fluir de la sangre en la venas del hombre.

Mi alma se ha hecho profunda como los ríos.

Me bañé en el Éufrates cuando los amaneceres aún eran jóvenes.
Construí mi choza cerca del Congo, que arrulló mis sueños.
Contemplé el Nilo y elevé las pirámides por sobre él.
Escuché la canción del Mississippi cuando Abe Lincoln
bajó a Nueva Orleans y he visto dorarse
su turbio seno a la puesta del sol.

He conocido ríos:
viejos, oscuros ríos.

Mi alma se ha hecho profunda como los ríos.

Meme neguito

¡Ay, canamas camandonga…!
¿qué tiene mi cocotín?
mi neguito chiquitín,
¡acuricuricandonga…!
Epéese a que le ponga (1)
su chupón y su sonaja.
Meme meme, buenalhaja,
pepita de tamarindo.
Duémase mi nego lindo: (2)
¡meme meme, há-ha há-ha…!

Su mare no vino ayé,
su mare se fue antianoche; (3)
–dicen que subió en un coche…–
¡pero tiene que volvé!
Su mare e’ buena mujé,
–a veces medio marraja–.
Yo no sé si nos ultraja
¡pero si resutta cieito…!
(Mejó tú no etés despieito)
¡meme meme, há-ha há-ha…!

¡Mi cocotín, mi coquito!,
si hay frío ¿po qué tú quemas?
Con tu ojo abieito no duemas,
¿Po qué tá quieto, neguito?
¡Míame, nego bonito!
¿Po qué tu cabeza baja…?
¿Quele su leche con miaja?
¿Quele jugá con lo michi?
¿Qué le pasa? ¿quele pichi?
¿meme meme? ¿há-ha há-ha…?

¡Ay canamas camandonga!,
¿qué tiene mi cocotín?
Mi neguito chiquitín,
¡acuricuricandonga…!
Epéese que le ponga…
¡que le ponga su motaja!
Meme meme ahí en tu caja,
pepita de tamarindo.
Duémase mi nego lindo: (4)
¡Meme meme, há-ha… há… ha…

Negrito

–Negrito.
–Mi amito…
–¿Qué ’stás haciendo, negrito?
–Ay, mi amito,
un plato de huevo frito…
–Salgamo.
–¿Pa’ ’ónde?
–Un poquito para afuera,
ay, negrito,
a refrescar la mollera.

Saca la carimba fuera,
demonio de ingrato,
que va uté a matar.

Y el negrito
como era Francisco:
Carí caracuera, carí caracuá.

Negro [o De ser como soy, me alegro]

De ser como soy, me alegro,
ignorante es quien critica.
Que mi color sea negro
eso a nadie perjudica.

Y dice así:

De los pies a la cabeza
soy un hombre competente:
nado contra la corriente
sin humillar la cabeza.
Si es orgullo o si es torpeza
mi modo de ser celebro:
lo tomado lo reintegro,
pago favor con favor,
y si negro es mi color
de ser como soy, me alegro.

Dentro de mi rectitud
tengo un corazón muy grande,
sirvo a cualquiera que mande
y al mandar pongo virtud.
No existiendo esclavitud
el trabajo dignifica,
y donde el grande se achica
al ver que el rico se abaja,
siendo libre el que trabaja
ignorante es quien critica.

Miro con gran displicencia
a quien ponga mala traza
porque le asuste mi raza
o le asombre mi presencia.
Y si alguno en su insolencia
me compara con un cuervo
tal injuria desintegro
con esta frase tan corta:
¡si no molesto, qué importa
que mi color sea negro…!

Ni el color ni la estatura
determinan el sentir,
yo he visto blancos mentir
cual menguada y vil criatura.
Por esto, mi conjetura
no es dogma que se complica.
Muy claramente se explica
que, viviendo con honor,
nacer de cualquier color
eso a nadie perjudica.

Para dormir a un negrito

Dormiti mi negre,
dormiti ningrinto.
Caimito y merengue,
merengue y caimito.

Dromiti mi nengre,
mi nengre bonito.
¡Diente de merengue,
bemba de caimito!

Cuano tu sia glandi
va a se bosiador…
Nengre de mi vida,
nengre de mi amor…

Mi chiviricoqui,
chiviricoco…
¡Yo gualda pa ti
taja de melon!

Si no calla bemba
y no limpia moco,
le va’ abri la puerta
a Visente e` loco.

Si no calla bemba,
te va’da ’e gran susto.
Te va’a lleva ’e loco
dentre su macuto.

Ne la mata ’e guira
te ñama siju.
Condio en la puerta
eta ’e tataju…

Dromiti mi nengre,
cara ’e bosiador,
nengre de mi vida,
nengre de mi amor.

Mi chiviricoco,
chiviricoquito.
Caimito y merengue,
merengue y caimito.

A’ora yo te acuesta
`la `maca e papito
y te mese suave…
Du’ce…depasito…
y mata la pugga
y epanta moquito
pa que droma bien
mi nengre bonito…

Píntame angelitos negros

¡Ah mundo! La Negra Juana,
¡la mano que le pasó!
Se le murió su negrito,
sí señor.

—Ay, compadrito del alma,
¡tan sano que estaba el negro!
Yo no le acataba el pliegue,
yo no le acataba el hueso;
como yo me enflaquecía,
lo medía con mi cuerpo,
se me iba poniendo flaco
como yo me iba poniendo.
Se me murió mi negrito;
Dios lo tendrá dispuesto;
ya lo tendrá colocao
como angelito del Cielo.

—Desengáñese, comadre,
que no hay angelitos negros.
Pintor de santos de alcoba,
pintor sin tierra en el pecho,
que cuando pintas tus santos
no te acuerdas de tu pueblo,
que cuando pintas tus Vírgenes
pintas angelitos bellos,
pero nunca te acordaste
de pintar un ángel negro.

Pintor nacido en mi tierra,
con el pincel extranjero,
pintor que sigues el rumbo
de tantos pintores viejos,
aunque la Virgen sea blanca,
píntame angelitos negros.

No hay pintor que pintara
angelitos de mi pueblo.
Yo quiero angelitos blancos
con angelitos morenos.
Ángel de buena familia
no basta para mi cielo.

Si queda un pintor de santos,
si queda un pintor de cielos,
que haga el cielo de mi tierra,
con los tonos de mi pueblo,
con su ángel de perla fina,
con su ángel de medio pelo,
con sus ángeles catires,
con sus ángeles morenos,
con sus angelitos blancos,
con sus angelitos indios,
con sus angelitos negros,
que vayan comiendo mango
por las barriadas del cielo.

Si al cielo voy algún día,
tengo que hallarte en el cielo,
angelitico del diablo,
serafín cucurusero.

Si sabes pintar tu tierra,
así has de pintar tu cielo,
con su sol que tuesta blancos,
con su sol que suda negros,
porque para eso lo tienes
calientito y de los buenos.
Aunque la Virgen sea blanca,
píntame angelitos negros.

No hay una iglesia de rumbo,
no hay una iglesia de pueblo,
donde hayan dejado entrar
al cuadro angelitos negros.
Y entonces, ¿adónde van,
angelitos de mi pueblo,
zamuritos de Guaribe,
torditos de Barlovento?

Pintor que pintas tu tierra,
si quieres pintar tu cielo,
cuando pintas angelitos
acuérdate de tu pueblo
y al lado del ángel rubio
y junto al ángel trigueño,
aunque la Virgen sea blanca,
píntame angelitos negros.

Ritmos negros del Perú [o Ritmos de la esclavitud]

Ritmos de la esclavitud
contra amarguras y penas.
Al compás de las cadenas
ritmos negros del Perú.

De África llegó mi abuela
vestida con caracoles,
la trajeron lo’ españoles
en un barco carabela.
La marcaron con candela,
la carimba fue su cruz.
Y en América del Sur
al golpe de sus dolores
dieron los negros tambores
ritmos de la esclavitud.

Por una moneda sola
la revendieron en Lima
y en la Hacienda «La Molina»
sirvió a la gente española.
Con otros negros de Angola
ganaron por sus faenas:
¡zancudos para sus venas!,
para dormir ¡duro suelo!
y naíta ’e consuelo
contra amarguras y penas.

En la plantación de caña
nació el triste socabón,
en el trapiche de ron
el negro cantó la zaña.
El machete y la guadaña
curtió sus manos morenas;
y los indios con sus quenas
y el negro con tamborete
cantaron su triste suerte
al compás de las cadenas.

Murieron los negros viejos
pero entre la caña seca
se escucha su zamacueca
y el panalivio muy lejos.
Y se escuchan los festejos
que cantó en su juventud.
De Cañete a Tombuctú,
de Chancay a Mozambique
llevan sus claros repiques
ritmos negros del Perú.

Un negrito que quiso piña

Un negrito que quiso piña,
la mulata que se la dio,
y le dijo: «Toma, moreno,
la piña y el corazón…»

¿La tomó?
Sí, señores, que sí;
se lo aseguro yo.

Y después de aquella noche,
¿qué le dijo su mercé?
«Ay, qué rico y qué sabroso,
que sabroso que estuvo el café».

Volvamos
a tomar café que es maravilloso.
Negrito,
no hay nada mejor que un buen cafecito.
Me dirán que sí,
me dirán que no;
que el que quiera tomar cosa buena,
tomar cosa buena,
¡que tome café!

Velorio de un negro criollo

Negra la capilla ardiente,
negro el muerto y su ataúd,
adentro, llora la gente,
afuera dicen ¡salud!

Y dice así:

Alguien pasó a mejor vida.
La mala noticia vuela,
y preguntan –¿Quién lo vela,
su mujer…? –¡No, la «querida»!–
Cae la noche rendida
sobre el murmullo de gente.
Negro en la puerta: un pariente.
Negras con manta: vecinas.
Negros con negras chalinas.
Negra la capilla ardiente.

La casa pone el difunto.
¿Lo demás? ¡Todo prestado!:
la luz, del cuarto de al lado,
las bancas son «de aquí junto»…
El bodeguero fue el punto
–japonés de gran virtud–,
firmó la solicitud
«garante en los funerales»
y así quedaron cabales
negro el muerto y su ataúd.

Negras teñidas de luto
sirven tazas de café.
Viejas, teñidas de fe,
rezan por el disoluto.
Tampoco falta algún bruto
que, porque trajo aguardiente,
vocifere tontamente
y haga chistes colorados.
Afuera, ríen mareados.
Adentro, llora la gente…

La noche parte a destierro.
Alguien pregunta con teatro:
«¿A las diez, o a las cuatro…?»
¡Mentira, no irá al entierro!
El aullido de un perro
turba la negra quietud,
y en irónica actitud
libando alcohólica dosis
sin dar tregua a la cirrosis
afuera, dicen ¡salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.