Sin Edén

Es el alma tan esquiva
a los vientos en contra
se solapa en la apatía
de los que ignoran la miseria.

Cuantas veces no pecamos
levantamos la indolencia
que creímos que el mundo
nos debe su existencia.

Hijos de Dios pensamos ser
nos vanagloriamos de ello
la triste realidad
nos da pavorosas bofetadas.

Degradados estamos sin Dios
que nos guíe
en nuestras últimas villanías.

Extravíos y congojas
expulsados otra vez
del Edén.

 

Sapín de las Charcas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .